¡Estamos en Béccar! Escribinos para venir a visitarnos.

Creía que mi padre era Dios

(Relatos verídicos de la vida americana)

Una propuesta inusual: Paul Auster invitó a los oyentes a participar en un programa de radio contando una historia verdadera. La respuesta fue abrumadora: más de cuatro mil relatos de los que Auster seleccionó cient500o ochenta, y que componen un volumen extraordinario. La mayoría de las historias son intensos fragmentos narrativos que combinan sucesos ordinarios y extraordinarios. Unas son divertidas, como la historia de cómo el perro de un miembro del Ku Klux Klan apareció corriendo por la calle durante el desfile anual del Klan y le arrebató la capucha a su amo. Otras son misteriosas, como la historia de una mujer que vio cómo un pollo blanco caminaba por una calle de Portland, Oregón, subía a saltos los escalones de un porche, llamaba a la puerta y entraba tranquilamente en la casa.

CREÍA QUE MI PADRE ERA DIOS - Paul Auster (Ed.)

$400

¡5% OFF comprando 3 o más!

Válido para este producto y todos los de la categoría: Libros.
Podés combinar esta promoción con otros productos de la misma categoría.

CREÍA QUE MI PADRE ERA DIOS - Paul Auster (Ed.) $400

Creía que mi padre era Dios

(Relatos verídicos de la vida americana)

Una propuesta inusual: Paul Auster invitó a los oyentes a participar en un programa de radio contando una historia verdadera. La respuesta fue abrumadora: más de cuatro mil relatos de los que Auster seleccionó cient500o ochenta, y que componen un volumen extraordinario. La mayoría de las historias son intensos fragmentos narrativos que combinan sucesos ordinarios y extraordinarios. Unas son divertidas, como la historia de cómo el perro de un miembro del Ku Klux Klan apareció corriendo por la calle durante el desfile anual del Klan y le arrebató la capucha a su amo. Otras son misteriosas, como la historia de una mujer que vio cómo un pollo blanco caminaba por una calle de Portland, Oregón, subía a saltos los escalones de un porche, llamaba a la puerta y entraba tranquilamente en la casa.