¡Estamos en Béccar! Escribinos para venir a visitarnos.

Emily Dickinson

El viento comenzó a mecer la hierba

Traducción de: Enrique Goicolea
Ilustrado por: Kike de la Rubia

Emily Dickinson fue una mujer inteligente, rebelde y culta que, en su encierro voluntario en la habitación de su casa en Amherst, construyó una de las obras más sólidas de la literatura universal.
Como señala Juan Marqués en la presentación, sus poemas «además de ser escritos, en principio, exclusivamente para la inmensa minoría de sí misma, fueron, a un tiempo, complicadísimos y simples, alegres y tristes, transparentes y enigmáticos. Son poemas que acompañan y ayudan a vivir a quien los lee, que enseñan a observar mejor, que obligan a ser más compasivo».
Aunque su obra es muy extensa, hemos preferido editar un libro pequeño, íntimo, dickinsoniano, para lo que ha sido fundamental la visión poética de las ilustraciones de Kike de la Rubia.

No hay, que yo sepa, una vida más apasionada y más solitaria que la de esta mujer. Prefirió soñar el amor y acaso imaginarlo y temerlo. Jorge Luis Borges

Tamaño: 13 x 19 cm.
Encuadernación: Rústica
Páginas: 112
ISBN: 978-84-92683-86-4

El Viento Comenzo A Mecer La Hierba - Emily Dickinson

$1.750

¡5% OFF comprando 3 o más!

Válido para este producto y todos los de la categoría: Libros.
Podés combinar esta promoción con otros productos de la misma categoría.

El Viento Comenzo A Mecer La Hierba - Emily Dickinson $1.750

Emily Dickinson

El viento comenzó a mecer la hierba

Traducción de: Enrique Goicolea
Ilustrado por: Kike de la Rubia

Emily Dickinson fue una mujer inteligente, rebelde y culta que, en su encierro voluntario en la habitación de su casa en Amherst, construyó una de las obras más sólidas de la literatura universal.
Como señala Juan Marqués en la presentación, sus poemas «además de ser escritos, en principio, exclusivamente para la inmensa minoría de sí misma, fueron, a un tiempo, complicadísimos y simples, alegres y tristes, transparentes y enigmáticos. Son poemas que acompañan y ayudan a vivir a quien los lee, que enseñan a observar mejor, que obligan a ser más compasivo».
Aunque su obra es muy extensa, hemos preferido editar un libro pequeño, íntimo, dickinsoniano, para lo que ha sido fundamental la visión poética de las ilustraciones de Kike de la Rubia.

No hay, que yo sepa, una vida más apasionada y más solitaria que la de esta mujer. Prefirió soñar el amor y acaso imaginarlo y temerlo. Jorge Luis Borges

Tamaño: 13 x 19 cm.
Encuadernación: Rústica
Páginas: 112
ISBN: 978-84-92683-86-4