¡Estamos en Béccar! Escribinos para venir a visitarnos.

«Hace mucho que no leía La máquina de hacer paraguayitos. Cuando lo hice por primera vez, Cucurto no era, todavía, celebrado por los progres que ven en su literatura algo puramente gestual, un acercamiento –con fascinación culposa– a la negritud, las bailantas, los ritos de los desclasados que siempre son interesantes mientras no te metan la mano en el bolsillo o –Dios no lo quiera– te roben el celular de última generación. Por suerte, La máquina… permanece fuera del alcance de todas estas estupideces. Es un libro donde el verbo se hace carne para saquear a los escritores latinoamericanos y construir con sus múltiples registros una canción, y festiva. Es el sermón de la montaña para los que habitan los conventillos, los sitios eriazos, los lugares golpeados. A diferencia de los procedimientos de la gauchesca –donde los verseros eran los señoritos–, acá es el gaucho auténtico el que se pone a cantar».

Fabián Casas

La Máquina De Hacer Paraguayitos - Washington Cucurto

$1.500

¡5% OFF comprando 3 o más!

Válido para este producto y todos los de la categoría: Libros.
Podés combinar esta promoción con otros productos de la misma categoría.

La Máquina De Hacer Paraguayitos - Washington Cucurto $1.500

«Hace mucho que no leía La máquina de hacer paraguayitos. Cuando lo hice por primera vez, Cucurto no era, todavía, celebrado por los progres que ven en su literatura algo puramente gestual, un acercamiento –con fascinación culposa– a la negritud, las bailantas, los ritos de los desclasados que siempre son interesantes mientras no te metan la mano en el bolsillo o –Dios no lo quiera– te roben el celular de última generación. Por suerte, La máquina… permanece fuera del alcance de todas estas estupideces. Es un libro donde el verbo se hace carne para saquear a los escritores latinoamericanos y construir con sus múltiples registros una canción, y festiva. Es el sermón de la montaña para los que habitan los conventillos, los sitios eriazos, los lugares golpeados. A diferencia de los procedimientos de la gauchesca –donde los verseros eran los señoritos–, acá es el gaucho auténtico el que se pone a cantar».

Fabián Casas