¡Estamos en Béccar! Escribinos para venir a visitarnos.

Tan inusual como un topo queriendo salir de un laberinto por arriba es hoy en día abrir al azar un libro de poesía argentina y toparse de golpe con una frase que llame nuestra atención: "Quien no oscila entre dos ideas peca de excedo de gravedad y quizás esté viviendo en un refugio antiaéreo. Y es que por si hiciera falta Ana Ussher enuncia con un estilo preciso y claro ese movimiento, esa duplicidad, a modo de salvagarda contra la fijeza que provoca el realismo explícito. Quizás por eso el interés de su mirada se posa sobre "especímenes mixtos", como si dijera: vivimos rodeados de objetos físicos que en sordina o abiertamente adquieren vida propia, y por si esto fuera poco el ulular del viento remite siempre a otra cosa. Se diría que la mayoría de los poemas de La nueva Tokio funcionan a manera de lúcida introducción al clima imperante en "La casa impropia", el notable texto final. En él una mujer experimenta sentimientos contrapuestos ante la apertura de un lugar deshabitado durante mucho tiempo, donde "el vacío se escapa y se reubica". Un lugar deshabitado hace tiempo, es decir, un territorio apto para la poesía.

 

 

 

LA NUEVA TOKIO - Ana Ussher

$400

¡5% OFF comprando 3 o más!

Válido para este producto y todos los de la categoría: Libros.
Podés combinar esta promoción con otros productos de la misma categoría.

LA NUEVA TOKIO - Ana Ussher $400

Tan inusual como un topo queriendo salir de un laberinto por arriba es hoy en día abrir al azar un libro de poesía argentina y toparse de golpe con una frase que llame nuestra atención: "Quien no oscila entre dos ideas peca de excedo de gravedad y quizás esté viviendo en un refugio antiaéreo. Y es que por si hiciera falta Ana Ussher enuncia con un estilo preciso y claro ese movimiento, esa duplicidad, a modo de salvagarda contra la fijeza que provoca el realismo explícito. Quizás por eso el interés de su mirada se posa sobre "especímenes mixtos", como si dijera: vivimos rodeados de objetos físicos que en sordina o abiertamente adquieren vida propia, y por si esto fuera poco el ulular del viento remite siempre a otra cosa. Se diría que la mayoría de los poemas de La nueva Tokio funcionan a manera de lúcida introducción al clima imperante en "La casa impropia", el notable texto final. En él una mujer experimenta sentimientos contrapuestos ante la apertura de un lugar deshabitado durante mucho tiempo, donde "el vacío se escapa y se reubica". Un lugar deshabitado hace tiempo, es decir, un territorio apto para la poesía.