¡Estamos en Béccar! Escribinos para venir a visitarnos.

El sentido mítico del dibujo de Nahuel Vecino impregna estos trabajos que aquí se presentan Para colorear. Sanguina, tinta, marcadores y tizas transformados en un lenguaje gráco de alto contraste. El espíritu del niño que imita lo que vio en enciclopedias tan anacrónicas como “los mejores dibujos del mundo”. Igual a un alumno de esos que nos hicieron reír en la secundaria, que no presta atención al uniformamiento moralizante del profesor para contar sus propios chistes, que viste con el ropaje gestual que nos enseñaron los grandes maestros. Maestros que vestidos con una boina y una paleta oblonga llena de colores en su mano pintan el paisaje de Montmartre, como pudimos haber visto en el show de la pantera rosa.

Estos dibujos descubren en Nahuel Vecino a un cronista de época, que relata las obsesiones por la moda, el consumo del arte, el sexo, aderezados de fantasía para llegar a la elevación espiritual a través de un manierismo subjetivizante. Personajes que habitan la periferia, tanto de la ciudad como del sentido. Watteau, Tiépolo, la pintura romana, Giotto, Veronese o Delacroix son los héroes que guían el trazo fresco de estos fragmentos de un vasto universo poético.

Javier Barilaro

Nahuel Vecino Para Colorear

$940

¡5% OFF comprando 3 o más!

Válido para este producto y todos los de la categoría: Libros.
Podés combinar esta promoción con otros productos de la misma categoría.

Nahuel Vecino Para Colorear $940

El sentido mítico del dibujo de Nahuel Vecino impregna estos trabajos que aquí se presentan Para colorear. Sanguina, tinta, marcadores y tizas transformados en un lenguaje gráco de alto contraste. El espíritu del niño que imita lo que vio en enciclopedias tan anacrónicas como “los mejores dibujos del mundo”. Igual a un alumno de esos que nos hicieron reír en la secundaria, que no presta atención al uniformamiento moralizante del profesor para contar sus propios chistes, que viste con el ropaje gestual que nos enseñaron los grandes maestros. Maestros que vestidos con una boina y una paleta oblonga llena de colores en su mano pintan el paisaje de Montmartre, como pudimos haber visto en el show de la pantera rosa.

Estos dibujos descubren en Nahuel Vecino a un cronista de época, que relata las obsesiones por la moda, el consumo del arte, el sexo, aderezados de fantasía para llegar a la elevación espiritual a través de un manierismo subjetivizante. Personajes que habitan la periferia, tanto de la ciudad como del sentido. Watteau, Tiépolo, la pintura romana, Giotto, Veronese o Delacroix son los héroes que guían el trazo fresco de estos fragmentos de un vasto universo poético.

Javier Barilaro